¿Quién fué PIGMALION?

En la mitología griega Pigmalion era un rey de Chipre que además de ser sacerdote era también un magnífico escultor. Su obra superaba en habilidad incluso a la de Dédalo, el célebre constructor del Laberinto. Se destacó siempre por su bondad y sabiduría a la hora de gobernar. Pigmalion siempre había estado deseando tener una esposa perfecta.

Durante mucho tiempo Pigmalion había buscado una esposa cuya belleza correspondiera con su idea de la mujer perfecta. Al fin decidió que no se casaría y dedicaría todo su tiempo y el amor que sentía dentro de sí a la creación de las más hermosas estatuas. Muchas veces había llegado, a los templos de la diosa Afrodita a rogarle que le diera esa mujer que tanto deseaba y nunca había encontrado.

Finalmente, ya Pigmalion entrado en años, regresa nuevamente al templo y le pide a Afrodita que, ya que no le ha dado la mujer que él tanto quería, que por qué no le daba vida a una estatua que tenía en su casa, la cual es una mujer a quien él le había puesto toda la belleza física y espiritual que tanto había deseado.

¿Cuál es el susto al llegar a su casa? ¡Encuentra que la estatua tenía vida! le puso por nombre Galatea, con quien procreó una hija, a quien llamó Pafo, madre de Cínidas.






El Efecto Pigmalion

El efecto pigmalion es uno de los sucesos que describe cómo la creencia que una persona tiene sobre otra puede influir en el rendimiento de esta otra persona.

Click to zoom

PIGMALION

A través de 41 años, PIGMALION ha evolucionado no solamente en el curso básico inicial, sino poniéndolo al día y agregando otros cursos diferentes complementarios como los diseñados para niños y niñas, el CURSO SUTIL, para la mujer en su periodo de menopausia, y los CURSOS DE ETIQUETA SOCIAL y ETIQUETA CORPORATIVA O DE NEGOCIOS.

Además de contar con el CURSO CLASICO para damas, también hoy existe un curso diseñado especialmente para el caballero moderno.

CURSO para El Caballero Moderno
Click to zoom

"Acuérdate que no hay fotocopia de ti, en mil millones de galaxias!!!!"

-Lillian Díaz Sol

Se llegó el momento de volver:

Lillian -Entonces, una inquietud empezó a hacerme cosquillitas en la mente: si yo podía poner al servicio de mis compatriotas todo lo que he aprendido ¿qué estaba haciendo en otro país?"

Eva - Por lo visto tardaste bastante en decidirte.

Lillian - No lo creas. Lo que ocurrió fue que, al principio, me pareció una idea loca. Sabía que quería hacer algo, pero no sabía cómo. Así que lo platiqué con algunas personas amigas, tanto de allá como de aquí y al ver en todas ellas reacciones entusiastas, pues... empaqué mis cosas y aquí me tienes: dispuesta a enseñar a todas los "secretos" femeninos que hacen que una mujer, aun sin ser bella, sea atractiva, graciosa, segura de sí misma. En fin, una real mujer.

Eva - Por lo que entiendo, es algo así como clases de modelaje ¿no?

Lillian- Definitivamente no. Yo lo llamo "Imagen Personal" porque de lo que se trata es de que cada mujer descubra, por así decirlo, todos los atributos y defectos que tiene como persona individual y única, para que desarrolle los atributos y elimine los defectos.

Una vez logrado esto, la mujer se vuelve segura de su propio valer y emana esa belleza interior que se conoce como magnetismo personal

-Entrevistadora Lic. Eva Cruz